Card image cap

Sumisión

“El cristiano es el más libre de todos los señores, y no está sujeto a nadie; el cristiano es el más sumiso de todos los servidores, y está sujeto a todos.” - Teresa de Ávila

El propósito de las disciplinas es la libertad. Nuestro verdadero objetivo es la libertad. En el momento en que hacemos de la disciplina nuestro foco central, se convierte en ley y perdemos nuestra libertad.

La sumisión nos da la libertad de entregar una carga terrible de tener que hacer siempre las cosas a nuestra manera. La obsesión por querer que las cosas sean a nuestra manera es una de las mayores esclavitudes de nuestra sociedad.

La vida no terminará si esto o aquello no sale a mi manera o no sucede.

En la biblia la sumisión se centra en la idea de la forma en que vemos a otras personas. No solo trae la idea de jerarquía, sino que nos comunica una actitud interior de subordinación mutua.

El problema está dentro de nosotros. En la sumisión somos libres de valorar a otras personas. Tus sueños y tus planes se vuelven importantes para nosotros. Hemos entrado en una nueva libertad: la libertad de renunciar a nuestros propios derechos por el bien de los demás.

"Y llamando a la multitud con sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame". Marcos 8:34

Jesús nos llama a negarnos a nosotros mismos, pero no a odiarnos a nosotros mismos. Nuestra felicidad no depende de conseguir lo que queremos, sino de lo que nos llena por completo.

El que encuentre su vida, la perderá, y el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. Mateo 10:39

Significa mantener los intereses de los demás por encima de los nuestros.

Jesús se sentó, reunió a los Doce y les dijo: "Si alguno quiere ser el primero, que sea el último y el servidor de todos". Marcos 9:35

Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses, sino también por los intereses de los demás.
Que vuestra actitud sea la misma que la de Cristo Jesús, quien, siendo Dios, no consideró que ser igual a Dios era algo a lo que debía aferrarse; sino que se despojó a sí mismo, haciéndose siervo, haciéndose semejante a los hombres.
Filipenses 2:4-7

Sujetandoos unos a otros en el temor de Dios. Efesios 5:21

Estos son algunos actos de sumisión:

1) Al Dios Triuno: “Como quieras, lo que quieras, cuando quieras” (Tomás de Kempis) - Nos sometemos en cuerpo y alma a los propósitos divinos.
2) La Biblia - Nos entregamos a escuchar, recibir y obedecer la Palabra de Dios.
3) Nuestra familia - “Que no mire cada uno lo que es suyo, sino cada uno también lo que es de los demás” Filipenses 2:4
4) Nuestros vecinos y las personas que conocemos: vivir la bondad simple ante ellos. Si están en necesidad, ayudamos. Realizamos pequeños actos de bondad en nuestra sociedad. - Ninguna tarea es demasiado pequeña, demasiado insignificante, porque cada una de ellas es una oportunidad para vivir la sumisión.
5) La iglesia - siempre hay una invitación a servirnos unos a otros en nuestra comunidad. No podemos hacer todo, pero podemos hacer algunas cosas.
6) A los despreciados de la sociedad: nuestra responsabilidad es estar entre ellos, debemos encontrar formas de identificarnos verdaderamente con los oprimidos, los rechazados.
7) Para el mundo: nuestra responsabilidad ambiental, o la falta de ella, afecta no solo a las personas de todo el mundo, sino también a las generaciones por nacer.


Comentarios

Tus Comentarios


<- Volver a la página principal de artículos