Card image cap

4. Anhelo de Grandeza

Hay algo dentro de nuestro corazón que clama por ser coronado de grandeza.

La lucha por la grandeza lleva a muchas personas a actitudes menos que santas cuando tratan de satisfacer sus deseos a cualquier precio.

Queremos ser grandes exactamente porque fuimos creados para ser grandes.

La grandeza es parte de nuestro llamado divino. Tenemos que tener cuidado de intentar satisfacer este anhelo de forma incorrecta.

Veamos la promesa que Dios nos hizo con respecto a la grandeza.

"Pero como está escrito: Las cosas que el ojo no vio, y el oído no oyó, y que no subieron al corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para los que lo aman.1 Corintios 2: 9

Veamos algunos aspectos de este anhelo de grandeza.

1. Jesús nos hizo una promesa.

"Al que venciere, le concederé que se siente conmigo en mi trono; así como yo he vencido y me senté con mi Padre en su trono. Apocalipsis 3:21

Dios satisface nuestro deseo de grandeza al darnos una posición de autoridad que sobrepasa incluso a los ángeles más elevados.

En Romanos 8:17 dice que somos "coherederos con Jesús"

"Y para nuestro Dios nos has hecho reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra". Apocalipsis 5:10

Necesitamos prepararnos para este camino de grandeza, esto nos hace actuar de una manera totalmente diferente a como lo haríamos por naturaleza, veamos qué dice la Biblia al respecto:

"No será así entre vosotros; pero el que quiera ser grande entre vosotros, sea vuestro servidor; y el que quiera ser el primero entre vosotros, sea vuestro servidor; Mateo 20: 26.27

Por lo tanto, quien se humille como este niño, él es el mayor en el reino de los cielos.
Mateo 18: 4

El concepto es completamente diferente de lo que el mundo presenta como el concepto de GRANDEZA.

La mayoría de las personas ponen toda su energía en hacerse grandes a los ojos de los demás, o tener éxito al reconocer a sus compañeros o asociados, pero Dios nos invita a una vida de servicio a los demás, eso es la verdadera grandeza.

2. Tenemos una herencia con Dios

Hay una riqueza que poseemos en Dios porque somos el objeto de su deseo. Somos su herencia, somos los que el Padre escogió, somos sus hijos, entonces porque somos hijos tenemos una herencia.

Cuando entendemos que somos la herencia de Jesús, comenzamos a apreciar el hecho de que esta gran riqueza nos pertenece, una riqueza que nunca se nos podrá quitar. Una riqueza garantizada para siempre.

Cuando comprendemos esta riqueza, adquirimos una estabilidad inquebrantable dentro de nosotros porque comprendemos nuestra profunda grandeza ante Dios.

3. Redirige nuestra voluntad

Esta vida es un escenario para lo que vendrá.

Los roles de menor valor a los ojos de otras personas no son más que un entrenamiento profundo para algo aún mayor.

Las habilidades que aplicamos en situaciones pequeñas son muy útiles cuando necesitamos lidiar con situaciones mucho más grandes.

No podemos despreciar los pequeños comienzos.

Los grandes hombres tuvieron pequeños comienzos.

"Y él le dijo: Bien, buen siervo, porque al menos has sido fiel, tendrás autoridad sobre diez ciudades". Lucas 19:17

Busque hacer todo con excelencia.

4. Ejercita tu lealtad

El factor principal para determinar la grandeza es la lealtad.

Fidelidad a la llamada del momento presente de Dios para tu vida.
Dios está escribiendo una historia de grandeza en nuestras vidas, sin importar el momento que estemos atravesando.
Sea fiel a Dios en todo momento.

Ser fiel también significa resistirse a la autopromoción.

"Pero muchos primeros serán los últimos, y muchos los últimos serán los primeros". Mateo 19:30

Así que los últimos serán los primeros y los primeros serán los últimos; porque muchos son llamados, pero pocos elegidos. Mateo 20:16

Mucha gente vive como ladrones, robando honores y viviendo una grandeza inmerecida.

Decide hacer lo mejor que puedas fielmente a Dios para vivir como alguien destinado a ser rey en la próxima era, demostrando humildad a todas las personas en todas las situaciones.

La grandeza es tu destino. La grandeza de Dios.

Basado en el libro: 7 anhelos del corazón humano - Mike Bickle
Por: BibleStatistic.com


Comentarios

    Tus Comentarios


    <- Volver a la página principal de artículos